Médico cuidando a un paciente con COVID-19

Amiloide sérico A y PCR como indicadores conjuntos de la gravedad de COVID-19 y otras infecciones

A lo largo de los años, se han realizado muchos estudios que analizan biomarcadores relacionados con infecciones virales y bacterianas. Con la aparición del SARS-CoV-2 (COVID-19) se han intensificado las investigaciones para que el personal médico pueda predecir la gravedad de la enfermedad. Dos de los biomarcadores inflamatorios más interesantes son SAA (amiloide A sérico) y PCR (proteína C reactiva).

En este artículo, veremos varios estudios que describen la relación entre SAA y PCR, pero también cómo se comparan con los recuentos hematológicos de glóbulos blancos para COVID-19 y otras infecciones virales y bacterianas.

Amiloide sérico A (SAA)

Las proteínas séricas amiloide A (SAA) son una familia de apolipoproteínas asociadas con lipoproteínas de alta densidad (HDL) en plasma y son producidas predominantemente por el hígado. Las proteínas séricas amiloide A se secretan durante la fase aguda de una inflamación. Tienen varias funciones, incluido el transporte de colesterol al hígado para su secreción a la bilis, el reclutamiento de células inmunitarias a sitios inflamatorios y la inducción de enzimas que degradan la matriz extracelular.

Las concentraciones de SAA en pacientes con infecciones agudas aumentan rápidamente hasta 1000 veces en las primeras 3-6 horas, alcanzando su punto máximo en el tercer día y regresando a la línea de base el día cuatro.

El aumento de SAA ha demostrado anteriormente ser un indicador de mononucleosis e influenza grave y un predictor de la necesidad de hospitalización del paciente.

Proteína C reactiva (PCR)

La proteína C reactiva (PCR) es una proteína que se encuentra en el plasma sanguíneo, cuyas concentraciones circulantes aumentan en respuesta a la inflamación. Es una proteína de fase aguda de origen hepático que aumenta tras la secreción de interleucina-6 por macrófagos y células T.

Combinando SAA, PCR y linfocitos para predecir la gravedad de la infección

Los tres estudios que analizaremos, se llevaron a cabo en China durante el primer año de la pandemia, entre marzo y noviembre de 2020. Todos llegan a una conclusión similar de que la combinación de PCR y SAA es un predictor preciso de la gravedad de la infección por COVID-19.

Uno de los primeros estudios analizó los indicadores inflamatorios de 71 pacientes con COVID-19 que fueron hospitalizados en el Primer Hospital Afiliado de la Universidad de Ciencia y Tecnología de China. Estos pacientes se dividieron en dos grupos; pacientes con y sin SDRA (síndrome de dificultad respiratoria aguda). Los índices inflamatorios de los pacientes con SDRA fueron generalmente más altos que los de los pacientes sin SDRA. Asimismo, los análisis estadísticos de las pruebas mostraron que la mayor probabilidad predictiva de casos graves de COVID-19 se logró al combinar los niveles de PCR y SAA con el recuento de glóbulos blancos, más específicamente linfocitos y neutrófilos.

En pacientes con SDRA, tanto los recuentos de leucocitos como de neutrófilos fueron significativamente más altos que los de los pacientes sin SDRA, mientras que los recuentos de linfocitos en pacientes con SDRA fueron más bajos que los de los pacientes sin SDRA. Como consecuencia, el índice de neutrófilo-linfocito (NLR) mostró ser significativamente mayor en pacientes con SDRA.

Índice neutrófilo-linfocito (NLR por sus siglas en inglés)

El NLR describe la relación entre los dos tipos de glóbulos blancos. La relación se calcula dividiendo el recuento de neutrófilos por el recuento de linfocitos. Un NLR alto ha demostrado previamente ser un indicador de una infección por COVID-19 grave.

Total
(n = 71)
Sin SDRA
(n = 47)
Con SDRA
(n = 24)
PCR, mg/L (IC) 17,4 (3,8-50,4) 7,5 (1,8-27,2) 43,4 (18,35-92,98)
SAA, ng/mL ± DE 129,94 ± 84,28 109,52 ± 85,63 169,92 ± 66,56
Neutrófilos, × 109/L (IC) 3,92 (2,48-5,75) 3,49 (2,25-4,83) 5,47 (4,01-6,54)
Linfocitos, × 109/L ± DE 1,19 ± 0,83 1,37 ± 0,93 0,84 ± 0,46
NLR (CI) 3,50 (2,10-9,83) 2,76 (1,45-4,95) 7,54 (4,08-12,18)
IC = Intervalo de confianza, DE = Deviación estándar, NLR = índice neutrófilo-linfocito. Fuente: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC7476119/

Otro resultado del estudio mostró que, durante la infección viral, los niveles de SAA son más sensibles que los de la PCR, mientras que la PCR tiene una mayor especificidad para predecir la gravedad de la enfermedad. Esto se debe a que la PCR aumentó en los casos de infecciones bacterianas o mixtas, pero solo levemente, o nada en absoluto, en los casos de infecciones virales. El SAA aumenta tanto en infecciones bacterianas como virales. Cuando los niveles de PCR y SAA aumentan y se combinan con un NLR alto, puede haber una infección mixta (bacteriana y viral), que a menudo lleva a una infección grave.

Otros estudios confirman la tendencia

En otro estudio, se recopiló la información de un total de 132 pacientes con COVID-19 de un hospital en Wuhan, China entre enero y febrero de 2020. Este estudio confirmó la tendencia, y con la progresión de la enfermedad de un estado leve a críticamente grave, el SAA y la PCR aumentaron gradualmente, mientras que el recuento de linfocitos disminuyó gradualmente.

Además, descubrieron que el SAA aumenta gradualmente y alcanza su punto máximo a los 3-4 días posteriores a la infección. Durante la fase de recuperación, informaron que el nivel de SAA disminuyó continuamente y la tasa de disminución fue más rápida que la de PCR.

El tercer estudio, y el más grande, incluyó a 3265 pacientes con COVID-19. Observaron que, en comparación con el día del ingreso hospitalario, los supervivientes el día del alta hospitalaria mostraron niveles séricos significativamente reducidos de SAA (8,58 vs 14,07), PCR (4,00 vs 8,26) y PCR extra sensible (2,41 vs 13,75). De acuerdo con los otros dos estudios, los investigadores determinaron que la combinación de SAA, PCR y recuento de linfocitos era el mejor predictor de la gravedad de la infección.

Este estudio también analizó otros parámetros y concluyó que, además de los parámetros antes mencionados, un alto nivel de interleucina-6 (IL-6) también era un indicio del deterioro de la enfermedad.

Aplicaciones para el laboratorio clínico

En base a los interesantes resultados de los tres estudios, ahora tenemos una forma muy precisa de predecir la gravedad de la infección por COVID-19, que puede aplicarse en hospitales y laboratorios clínicos ecuatorianos para la monitorización de pacientes con COVID-19.

A pesar de que la PCR es un marcador inflamatorio útil, no puede estar solo en la evaluación de un paciente. La razón es, como hemos visto, que los pacientes con solo una infección viral mostrarán un aumento pequeño o nulo en los niveles de PCR.

Sin embargo, si combinamos PCR con SAA, obtenemos una imagen más clara de la condición del paciente, ya que los niveles de SAA aumentan tanto para las infecciones virales como para las bacterianas. La combinación de PCR, SAA con el recuento de linfocitos y el índice de neutrófilo-linfocito (NLR) mejorará aún más la capacidad de predecir el estado del paciente.

Normalmente, tendemos a ver un aumento en el recuento de linfocitos para las infecciones virales, pero para COVID-19 específicamente, se ha visto el efecto inverso con recuentos de linfocitos más bajos de lo habitual. Por lo tanto, los niveles altos de SAA y PCR combinados con un recuento bajo de linfocitos deberían ser una señal de alerta para los laboratorios y hospitales de que es probable que el estado de un paciente se deteriore.

Significado clínico de WBC, PCR y SAA

Tipo de infección

Parámetro

Rango

Bacteriana

Viral

Mezclada

WBC

4,0-10,0 × 109/l

Aumento de neutrófilos

Aumento de linfocitos

Posible aumento de WBC

PCR

< 10 mg/l

Aumento significante

Aumento leve o nulo

Aumento

SAA

< 10 mg/l

Aumenta más rápido que PCR, pero cae más rápido

Aumento significante

Aumento significante

La tabla anterior es una guía rápida sobre el significado clínico del recuento de glóbulos blancos, PCR y SAA para diferentes tipos de infecciones. Sin embargo, la tabla no es del todo precisa en el caso de COVID-19, ya que, como acabamos de mencionar, el recuento de linfocitos tiene el efecto contrario, mostrando una disminución de linfocitos.

Empiece a hacer pruebas combinadas de SAA y PCR

En ReactLab, contamos con varias opciones para que los laboratorios clínicos realicen el análisis combinado de PCR, SAA y recuento de linfocitos.

Analizador hematológico con PCR y SAA Dymind DM79X

Nuestro nuevo analizador de hematología de Dymind, el DM79X, es un equipo automatizado que combina el análisis de glóbulos blancos de 5 partes con los parámetros SAA y PCR. La prueba se realiza como en un analizador normal, pero reporta los niveles de SAA y PCR directamente en los resultados, lo que hace que sea eficiente y fácil para los médicos tomar decisiones rápidamente sobre los pacientes.

Ver especificaciones del equipo
Equipo Lansionbio para pruebas Covid - 19

En nuestro analizador de inmunofluorescencia seca de Lansionbio, el LS-1100, ofrecemos un panel combinado de SAA y PCR que reporta los niveles de SAA y PCR en el mismo resultado. El resultado de la prueba se obtiene en solo 15 minutos, permitiéndole al laboratorista entregar rápidamente el resultado al cliente.

Ver producto
Compartir
David Vintimilla - Jefe de Línea de productos de química clínica
David Vintimilla
Jefe de Línea - Química Clínica
d.vintimilla@reactlab.com.ec +593 98-491-1310

David aplica sus conocimientos obtenidos como asesor de aplicaciones en su función como Jefe de Línea de productos de química clínica. Se mantiene siempre actualizado sobre los desarrollos dentro de la categoría para poder ofrecer los productos que nuestros clientes necesitan.

Sin comentarios

Deje una respuesta

Possible supplier?

We can see that you are visiting our page from outside of Ecuador. If you are a possible supplier interested in working with us, we would be happy to hear from you.

Please send an email to our General Manager, Xavier Narváes, at x.narvaes@reactlab.com.ec.

¿Necesita ayuda? Estamos para ayudarle